banner
 

Druidismo y otras Religiones

El druidismo como religión reconoce que todas las religiones son caminos válidos para alcanzar el mismo fin, siempre y cuando no busquen dañar a los demás; rechaza que el camino del Druida sea el único verdadero, y está dispuesto al diálogo constante con otros caminos religiosos para buscar el bien común y del planeta en su conjunto.

El druidismo, como religión es respetuoso de las prácticas y creencias de las demás religiones y exige del mismo modo, respeto a sus prácticas y creencias individuales.

Sin embargo hay que tomar en cuenta que este eclecticismo es una decisión personal y que no debe hacerse a la ligera.  Combinar dos tradiciones con raíces diferentes, percepciones del mundo distintas y creencias que pueden llegar a diferir en gran medida, es una tarea de suma dificultad. 

Primero que nada quien toma la decisión de juntar esos dos caminos debe de conocer a fondo cada camino por separado, estar inmerso en las tradiciones, cosmovisión ideas y creencias, conocerlas, respetarlas y saber su origen y significado.  Una vez que cada camino por separado es conocido a un grado que el practicante pueda decir que sabe sólidamente de que trata, entonces estará en la posición de decidir integrar ciertas tradiciones, creencias y prácticas de una religión a otra, siempre con respeto y cuidado.

De esta forma algunos Druidas han incorporado ritos o creencias de religiones como la Hindú, el Budismo, etc.

Existen muchos grupos que no han hecho esto y solo “aderezan” sus ritos con elementos de otra tradición sin conocer todo el bagaje cultural y cosmológico.  Esto debe evitarse.

Por la historia del Druidismo y su paso por el tiempo, este camino tiene grandes lazos principalmente con dos religiones: El Cristianismo y la Wicca.

Algunos grupos de la religión wicca, se autonombran wicca celta, por incorporar deidades y festivales de los antiguos celtas, pero sin conocer la cosmovisión de estos pueblos; en este caso solo se está aderezando con cierto sabor celta a la religión, pero no se convierte por ello en Paganismo Celta o Druidismo.

De la misma manera algunos grupos cristianos, sobre todo desde la revitalización del siglo XVIII, rituales y aderezos celtas, para darle un toque místico a su religión; esto tampoco constituye una forma de Paganismo Celta o Druidismo.

Como toda religión, el druidismo pide respeto a sus tradiciones y ofrece respeto a las de los demás. No existe un dogma que impida a los practicantes del druidismo el incorporar otras tradiciones, pero si se pide que, en caso de hacerlo, se haga con el mayor cuidado y respeto posibles.

 

Sin embargo también existe quien ve al druidismo sólo como filosofía, no como una religión y lo encuentra como una opción a llevar junto la religión original del practicante, como un complemento a su estilo de vida.

Del mismo modo que lo anteriormente citado esto nunca debe tomarse a la ligera y tener conocimiento de causa.